Diferencias entre artritis reumatoide y artrosis.

Cuáles son las diferencias entre artritis y artrosis
4

Antes de comenzar de lleno con las diferencias entre la artrosis y artritis reumatoide me gustaría explicarles como es que me intereso el tema.

 

Mi madre por muchos años estuvo convencida que sufría de artritis reumatoide porque en algún punto de la vida un médico que consulto se lo diagnóstico con tan solo verle como tenía los dedos de los pies.

 

Obviamente ella se espantó bastante y por mucho tiempo esperó lo peor. Y si bien es cierto que tiene ciertos problemas en los dedos de los pies, nunca presento dolores severos o que la imposibilitaran caminar.

 

Yo le comenté que de acuerdo con lo que había investigado acerca de las enfermedades que tienen que ver con inflamación, dolor y deformación de las articulaciones sospechaba que ella nunca padeció de artritis reumatoide, si no de algo menos alarmante pero igual de importante.

 

Me refiero a la osteoartrosis o simplemente artrosis. Cuando se lo mencioné me dijo que lo más seguro es que tenía razón porque ya otro médico se lo había comentado.

 

El caso es que no hay que alarmarse cuando un médico diagnóstica una enfermedad con cierta irresponsabilidad sin antes mandarte a hacer todos los análisis clínicos que respalden dicho diagnóstico.

 

Es por eso por lo que considero importante que la gente sepa:

Las diferencias entre artrosis y artritis reumatoide.

Pero primero, hay que entender un poco:

¿Qué es una articulación?

 

Las principales articulaciones que tenemos en el cuerpo son por ejemplo las rodillas y los codos. Si te das cuenta son zonas de unión entre dos huesos.

 

Precisamente en medio de los dos huesos se encuentra un tejido celular que impide que haya fricción entre ellos dos. Es una especie de colchón que no permite que los huesos se desgasten al doblar o estirar la rodilla, al caminar, al correr y al saltar. Este tejido es conocido como cartílago.

 

Cada hueso que conforma la articulación posee su propio cartílago. Entre los cartílagos se encuentra un líquido que disminuye la fricción entre estos dos tejidos conocido como líquido sinovial. El líquido sinovial es producido por una membrana del mismo nombre, membrana sinovial.

 

Los huesos que conforman las articulaciones se pueden mover gracias a que los músculos que rodean estos huesos están unidos fuertemente a las articulaciones, y esto es gracias a los tendones.

 

Se pueden considerar a los tendones como un puente de unión entre el músculo y los huesos que conforman la articulación.

 

Y los músculos que rodean las articulaciones están unidos a otros músculos gracias a los ligamentos. Es decir, el ligamento es aquel tejido que une a los músculos que están muy cerca de las articulaciones (ver imagen 1).

articulacion

Imagen 1. Como todas las articulaciones la de la rodilla tiene ligamentos, cartílagos y tendones.

Con este panorama general de una articulación podemos pasar a siguiente punto:

 

¿Qué es la artritis reumatoide?

 

La artritis reumatoide es una enfermedad que produce inflamación y deformación en nuestras articulaciones, similar a la artrosis, pero la causa es muy diferente.

 

Artritis reumatoide, causas.

 

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de atacar a todos los bichos raros que ingerimos diariamente. Tenemos todo un ejercito de soldaditos dispuestos a dar su vida para que nosotros estemos sanos la mayor parte del tiempo.

 

Estos soldaditos se conocen como anticuerpos y son producidos por nuestro sistema inmune. Todo el tiempo estamos expuestos a microorganismos que están dispuestos a vivir dentro de nuestro cuerpo.

 

El problema es que muchos de ellos no saben vivir en paz y suelen atacarnos de muchas maneras desde adentro de nuestro organismo.

 

La manera natural de eliminar a estos huéspedes indeseables que muchas veces causan enfermedades es mandando a los anticuerpos a luchar para exterminarlos (imagen 2).

anticuerpobrillarmas

Imagen 2. Los anticuerpos nos protegen de los microorganismos extraños a nuestro cuerpo. Tridimensionalmente se ven en forma de Y.

Sin embargo, en algunas ocasiones nuestro sistema inmune se confunde y comienza a atacarnos. En el caso de la artritis nuestros anticuerpos atacan a los tejidos de nuestras articulaciones provocando inflamación.

 

Al principio esta inflamación puede pasarse por alto, pero con el tiempo comienza a producir un dolor difícil de ignorar.

 

Y no solo es el dolor, las articulaciones comienzan a deformarse imposibilitando su correcto funcionamiento, que se traduce en una limitación de movimientos.

 

Artritis reumatoide factores de riesgo.

 

No se sabe a ciencia cierta porque nuestro sistema inmune se puede llegar a comportar así, pero una vez que lo hace ya no hay vuelta de hoja.

 

Lo que si sabe es que las personas tienen una mayor probabilidad de sufrir este padecimiento si alguno de sus familiares vive con esta enfermedad; es decir, es hereditaria.

 

También se sabe que la probabilidad de que una mujer sufra este padecimiento es mayor en comparación con los hombres (imagen 3).

artritis es hereditaria

Imagen 3. A pesar de que existen varios factores que favorecen la artritis reumatoide, esta se puede prevenir tomando las precauciones necesarias.

Tratando de entender mejor esta enfermedad, busque información que explicara con detalle que es lo que específicamente atacan los anticuerpos de nuestro cuerpo.

 

Resulta que, hoy en día, no se sabe con exactitud que es lo que atacan a nivel molecular, sin embargo se siguen incrementando los esfuerzos para descubrir el objetivo de los anticuerpos.

 

De manera general, el sistema inmune de una persona que sufre de artritis produce anticuerpos (conocidos como autoanticuerpos).

 

Estos autoanticuerpos desconocen parte de su tejidos que conforman las articulaciones, como puede ser la membrana sinovial y el cartílago.

 

Artritis inflamatoria

 

¿Por qué se inflaman las articulaciones?

 

Una vez que esto sucede, los autoanticuerpos mandan a llamar a toda la tropa para redoblar el ataque a las articulaciones.

 

Para esto, liberan ciertas moléculas mensajeras que favorecen la dilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran en las articulaciones para favorecer la llegada de las nuevas tropas.

 

Desafortunadamente no solo llegan los autoanticuerpos, sino que también se comienza a acumular líquido en las articulaciones, produciendo un incremento de volumen en estas zonas (esto se conoce como inflamación).

 

Al incrementarse el volumen, los nervios que se encuentran en las articulaciones comienzan a ser aplastados.

 

Al ser aplastados los nervios comienzan a mandar varias señales de dolor al cerebro.

 

Mientras nuestras tropas sigan atacando los tejidos que se encuentran en nuestras articulaciones se siguen mandando a llamar más soldados, favoreciendo aún más la inflamación y produciendo así más dolor.

 

Y este ciclo se repite una y otra vez, desgastando a los tejidos, produciendo más inflamación y por lo tanto más dolor (imagen 4).

autoanticuerpos articulaciones

Imagen 4. Los autoanticuerpos atacan las articulaciones desgastandolas, deformandolas produciendo dolor e inflamación.

Esta enfermedad autoinmune y sistémica aparece por lo general en personas adultas mayores de 40 años, aunque pueden aparecer síntomas a una edad más temprana.

 

Y para sumarle la cereza al pastel no se ha descubierto una cura para esta enfermedad autoinmune.

 

Existen medicamentos que pueden disminuir el dolor para facilitar hacer las actividades diarias como son los antinflamatorios no esteroidales y esteroidales.

 

Artritis reumatoide diagnóstico.

 

El diagnóstico de esta enfermedad no es sencillo de obtener, se requiere una serie de análisis clínicos y observaciones para confirmar que una persona sufre de artritis.

 

Criterios usados para:

Diagnosticar artritis reumatoide.

  1. Rigidez matutina de más de 1 hora de duración. En ocasiones puede durar todo el día. Conforme avanza el día la rigidez disminuye o desaparece y esto se favorece tratando de mover las articulaciones afectadas.
  2. Artritis en 3 o más articulaciones.
  3. Deformación e inflamación en las articulaciones de la mano.
  4. Artritis simétrica. Es decir, que la misma inflamación y deformación se observa en la articulación derecha e izquierda.
  5. Nódulos reumatoides que por lo general aparecen en los dedos de las manos y que su aparición dificulta el movimiento de los dedos.
  6. Factor reumatoide positivo. El cual es un estudio que busca en la sangre a este anticuerpo conocido como factor reumatoide.
  7. Alteraciones observadas en rayos X que incluyan osteoporosis yuxtaarticular o erosiones.

 

Cuatro de estos siete criterios deben ser positivos para diagnosticar que una persona sufre artritis reumatoide, además de que deben de durar más de seis semanas consecutivas.

 

¿Qué tan común es la artritis reumatoide?

 

Afortunadamente es una enfermedad no tan común, ya que solo el 1% de la población mundial padece esta enfermedad, en comparación con otras que tienen síntomas similares, entre ellas la artrosis.

 

Artrosis ¿Qué es?

 

Es un padecimiento natural que sufrimos todos cuando alcanzamos una edad avanzada. Nuestras articulaciones se desgastan a tal grado que nos ocasiona inflamación y dolor.

 

No todas las personas que envejecen sufren de artrosis; depende mucho del estilo de vida, alimentación y genética que uno posee.

 

Artrosis causas.

 

A diferencia de la artritis, la artrosis tiene un origen diferente. Al parecer existen 3 posibles causas para que una persona sufra de artrosis.

 

Artrosis factores de riesgo.

 

La primera es la disposición genética. Si algún familiar padece de artrosis, las probabilidades de que tu la padezcas aumenta considerablemente.

 

La segunda es la menopausia. Las mujeres que se encuentran en esta etapa de su vida sufren de un cambio hormonal muy importante: producen menos estrógenos.

 

Esto favorece que las articulaciones se desgasten más rápido y, como te podrás imaginar, las mujeres son más propensas de padecer desgaste en las articulaciones que los hombres.

 

Y la tercera causa es la vejez. Al envejecer todos los procesos químicos que se llevan a cabo dentro de nuestro cuerpo comienzan a ralentizarse, provocando que comiencen a ser menos eficientes las funciones internas de nuestros cuerpos.

 

Ahora imagínate una mujer sedentaria de 60 años que acaba de salir de la menopausia y que tiene familiares que padecen de artrosis. No es un panorama muy alentador; su calidad de vida se ve disminuida drásticamente (imagen 5).

mujer con artrosis

Imagen 5. No arriesgues innecesariamente la salud de tus articulaciones. Cuídate hoy para que no sufras mañana.

Ahora bien, ¿qué pasa con nuestras articulaciones a través del tiempo?

 

Los tejidos que las conforman se van desgastando según se usen. Pero como el cuerpo es muy sabio estas se vuelven a regenerar, y esto depende mucho de los hábitos de las personas y su predisposición genética.

 

Sin embargo, llega un momento en que esta regeneración ya no va a la par con el desgaste provocado por el uso. Como consecuencia se favorece el desgaste de nuestras articulaciones provocando dolor e incapacidad de moverse en casos ya más avanzados.

 

Si te das cuenta la artrosis no es como tal una enfermedad que se pueda curar, más bien es una condición que todas las personas alcanzan cuando envejecen.

 

Artrosis diagnóstico.

 

Su diagnóstico es más sencillo de hacer en comparación con la artritis reumatoide debido a que no debe de cumplir con tantos criterios para identificar esta enfermedad.

 

Por ejemplo, solo se puede presentar dolor en una articulación; no se observa artritis simétrica; la presencia del factor reumatoide es nulo en sangre, así como la rigidez en las articulaciones en las mañanas.

 

Como ya mencioné, este padecimiento es mucho más común que la artritis reumatoide pero también es mucho menos agresivo.

 

Las expectativas de vida en una persona que sufre artritis reumatoide disminuyen considerablemente en comparación con las personas que sufren artrosis.

 

¿Cómo prevenir la artrosis?

 

Entendiendo un poco lo que es la artrosis te puedes dar cuenta que modificando ciertos hábitos podemos mejorar considerablemente nuestra calidad de vida.

 

Brillarmas esta 100% convencido que con una alimentación adecuada, ejercicio constante y un descanso apropiado evitarás, no solo la artrosis, sino también un sinnúmero de enfermedades que hoy en día se conocen.

 

Si eres joven y estas leyendo esto, procura tu salud todo el tiempo, ya que sin salud prácticamente no puedes hacer muchas de las cosas que te gustan o que necesitas hacer para tener una vida normal.

 

Yo ya padezco de artrosis ¿cómo evitar su avance?

 

Ahora bien, si ya tienes artrosis o sospechas que lo padeces existen muchas cosas que puedes cambiar para no permitir que esta enfermedad avance.

 

Los siguientes consejos te ayudaran bastante a disminuir y eliminar los síntomas de la artrosis:

 

Conserve un peso corporal adecuado.

 

Como te podrás imaginar las articulaciones sostienen gran parte de nuestro peso. La columna, cadera y rodillas son las que se ven más afectadas con el sobrepeso.

 

Por lo tanto, es altamente recomendable que comiences a bajar de peso.

 

Debes de comer alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales y evitar aquellos que tengan un alto contenido de carbohidratos simples y grasas.

 

Ya veras que cuando te encuentres en tu peso ideal el dolor disminuirá.

 

Aplicar compresas de agua fría o caliente.

 

En épocas de frío es bastante común que las personas sufran un mayor dolor en las articulaciones. Inclusive, aunque no nos duelan, nos sentimos más torpes para movernos. Por lo general esto se resuelve haciendo ejercicios de estiramiento.

 

Sin embargo, si el dolor es muy fuerte puedes aplicar compresas de agua caliente en el área afectada. Ya veras que en poco tiempo el dolor disminuirá.

 

Cuando lo que se presenta es inflamación en las articulaciones es recomendable colocar compresas de agua fría.

 

Medicamentos para la artrosis.

 

Como les he comentado, la artrosis no es una enfermedad, es más bien una condición física propia de la vejez, del ejercicio excesivo, de una mala alimentación o de todas las anteriores.

 

Por lo tanto, los medicamentos que se suelen recetar son principalmente para eliminar el dolor y la inflamación pero no para quitar el problema de raíz.

 

Los antiinflamatorios y analgésicos son los más comunes Estos se pueden encontrar en varias presentaciones como tabletas, geles y ungüentos. Los más comunes son paracetamol, naproxeno e ibuprofeno.

 

Estos medicamentos no regeneran los tejidos dañados, solo hacen que nuestro cuerpo deje de sentir el dolor generado por el desgaste de las articulaciones. En términos más elegantes, solo son paliativos.

 

Visita a tu médico antes de tomar cualquier tableta, no te automediques.

 

Postura.

 

Muchas veces solemos encorvarnos cuando estamos sentados o parados. Este mal hábito puede favorecer la artrosis en la columna. También afecta que nos recostemos y sentemos en colchones y sillas que se hundan fácilmente.

 

Procura mantener una postura recta el mayor tiempo posible y dormir en colchones planos.

 

Ejercicio.

 

Cuando una persona no hace ejercicio todos los músculos de su cuerpo se debilitan. Esto hace que las articulaciones se desgasten más rápido.

 

Unos músculos sanos y activos distribuyen mejor el peso en todo el cuerpo y evita el desgaste. Para ello es recomendable ejercitarse todos los días.

 

Si eres una persona joven puedes practicar cualquier ejercicio para prevenir la artrosis. Si ya te molestan las articulaciones debes comenzar con ejercicios de bajo impacto como la natación y el ciclismo.

 

Si el dolor ya es un problema mayor mejor consulta a un reumatólogo para que te indique que ejercicio es el mejor para ti.

 

El descanso disminuye la artrosis.

 

En casos de artrosis avanzada también se recomienda el descanso. Muchas ocasiones la artrosis se ve favorecida por el estilo de vida del paciente.

 

Un trabajo extenuante y las múltiples ocupaciones del día desgastan más rápido las articulaciones. Así que si no tienes tiempo para reposar definitivamente búscate el tiempo para hacerlo.

 

No sobrecargar las articulaciones.

 

Como ya te había mencionado, muchas veces el estilo de vida del paciente es el desencadenante de los problemas de la artrosis.

 

Procura no cargar cosas muy pesadas, caminar por senderos irregulares o por mucho tiempo. Si sufres artrosis de rodilla o de cadera es conveniente que te apoyes en un bastón.

 

Usar calzado cómodo.

 

Si el dolor es fuerte en la columna, cadera y rodillas utiliza suelas gruesas y cómodas que absorban el impacto al caminar. Evita vestir tacones también.

 

Tener una buena alimentación y actitud positiva.

 

Los alimentos altos en proteínas son muy beneficiosos para los músculos y articulaciones. Esto se debe a que ambos están formados principalmente por proteínas.

 

Por lo tanto es recomendable consumir carne roja y blanca, huevos, lentejas, frijoles, atún, etc.

 

Desafortunadamente muchas veces no podemos suplir este tipo de dieta. Por ello es recomendable consumir suplementos alimenticios como el colágeno hidrolizado de Brillarmas.

 

Resulta que los tejidos que conforman las articulaciones (cartílagos, tendones y ligamentos) están constituidos principalmente por una proteína llamada colágeno.

 

Esta proteína se produce de manera natural en nuestro cuerpo, pero conforme envejecemos la producción de colágeno disminuye afectando directamente a nuestras articulaciones.

 

Se sabe que ingiriendo colágeno de fuentes externas favorece la regeneración de las articulaciones.

 

Como ya vimos, la artrosis se debe a un desgaste excesivo de éstas en comparación con su regeneración.

 

Por lo tanto, una dosis de 10 g todos los días es más que suficiente para mejorar nuestra salud.

 

Si te encuentras interesado en nuestro colágeno hidrolizado dale clic al siguiente botón:

colageno agua fresa

También hay que estar conscientes que estas no son las únicas enfermedades que producen dolor en las articulaciones.

 

Existen otras tantas y todas ellas pertenecen a la clasificación de enfermedades reumáticas y dependiendo de las causas de estas enfermedades es como los científicos y médicos dirigen todos sus esfuerzos para descubrir como atacar estas enfermedades.

 

Y con esto finalizo este post, espero que con esta información les sea más fácil entender las diferencias entre artritis reumatoide y artrosis.

 

Entender esto te permitirá tomar las medidas pertinentes para mejorar tu salud adecuadamente.

 

Si te gusto el contenido no dudes en compartirlo, al principio y al final del post se encuentran botones de varias redes sociales para poder hacerlo.

 

También, si tienes alguna duda o comentario háznosla saber, en la brevedad le daremos respuesta.

 

Hasta la próxima.

 

Bibliografía consultada.

 

1.- http://www.reumatologiaclinica.org/es/proteinas-citrulinadas-artritis-reumatoide/articulo/S1699258X09002447/

 

2.-http://fci.uib.es/Servicios/libros/veracruz/zuniga/II.-ARTRITIS-REUMATOIDE.cid213161

 

3.-http://fibrorioja.org/quienes-somos/otras-enfermedades-reumaticas/

 

4.-Belloa A. E., Oesser S. Collagen hydrolysate for the treatment of osteoarthritis and other joint disorders: a review of the literature. Current Medical Research and Opinion. 2006, Vol. 22, No. 11, 2221–2232 https://pdfs.semanticscholar.org/9248/26e97c6dc8987b5abe150968ba1eba305c98.pdf

 

5.-Van Vijven J.P.J., Luijsterburg P.A.J., Verhagen A.P., Van Osch G.J.V.M., Kloppenburg M.,
Bierma-Zeinstra S.M.A. Symptomatic and chondroprotective treatment with collagen derivatives in osteoarthritis: a systematic review. Osteoarthritis and Cartilage. 2012, 20, 809-821 https://www.oarsijournal.com/article/S1063-4584(12)00786-8/pdf

 

6.-https://inforeuma.com/informacion/decalogos/diez-consejos-para-los-pacientes-con-artrosis/

Autor: Jesús Cruz Noli

Autor: Jesús Cruz Noli

Hola a todos, primero que nada gracias por leer el contenido de Brillarmas, espero que les sea de utilidad. Les platico un poco de mi: soy egresado de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), la cual pertenece al Instituto Politécnico Nacional (IPN) donde estudié la carrera de Químico Farmacéutico Industrial (QFI). También estudié un posgrado de química heterocíclica en la misma escuela. Ya como egresado trabaje en la ind. de alimentos donde trabaje con un cromatógrafo de gases, el cual te permite analizar los compuestos químicos que conforman los sabores artificiales que comúnmente encuentras en tus bebidas favoritas. Actualmente me dedico a alimentar la página de Brillarmas junto con mi esposa, el cual ha sido un nuevo reto para mi debido a que no sabía absolutamente nada de como crear una página web. Si te preguntas como aprendí, la respuesta es viendo tutoriales en youtube.